EL COMANDO RODRIGO FRANCO DE GARCIA PEREZ

El Comando Rodrigo Franco “escuadrón de la muerte” creado por la fubaleria aprista durante el primer gobierno de García Pérez.

Este grupo paramilitar se encargó de ejecImagenImagenImagenImagenImagenutar y desaparecer a decenas de estudiantes universitarios, dirigentes sindicales y docentes.

El que impartía las órdenes era el ex Ministro del Interior Agustín Mantilla.

Entre sus integrantes estaban Jesús Ríos “Chito Ríos”, Jorge Huaman Alacute, Miguel Aurelio Exebio Reyes, Alberto Aoun Chong, Moisés Palacios Yamunaque, Manuel Alzamora, Carlos Oliva, Baltazar Ramírez, Oswaldo Seguil Márquez, Carlos del Pozo, Gino Fiori, Miguel Pincelotti, Lacunza entre otros, todos miembros de organizaciones juveniles de APRA- Según el informe de la Comisión Herrera, testimonio del ex teniente PNP Rafael Pércovich Cisneros a dicha Comisión.

En la actualidad los casos atribuidos a los criminales del Comando Rodrigo Franco están en completa impunidad. No hay ningún avance judicialmente. Casos archivados, etc, etc.

EN MEMORIA AL CATEDRATICO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE INGENIERIA: JOSE AZNARAN CASTRO, DETENIDO Y DESAPARECIDO EL 24 DE OCTUBRE DE 1989

Por la Memoria del catedrático  JOSE AZNARAN CASTRO, de 36 años edad,  enseñaba en la Universidad Nacional de Ingeniería.

El profesor era muy querido y respetado por los ImagenImagenImagenestudiantes y docentes de su época, no solamente por su nivel académico, sino principalmente por su servicio al pueblo con desinterés absoluto; siendo ejemplo de profesores y alumnos. 
Fue detenido el 29 octubre de 1989 en la plaza de Acho. La detención fue observada de principio a fin por un estudiante de la universidad. Días antes a la detención, la vivienda del profesor fue allanada por la Dircote.

Meses atrás en profesor estuvo detenido en los calabozos de la Dircote.

Posteriormente fue desaparecido forzadamente. Sus familiares hicieron múltiples diligencias en la morgue, hospitales, comisarías y nunca más volvieron a ver a su ser querido.

EN MEMORIA AL ESTUDIANTE FREDY RODRIGUEZ PIGHI, ASESINADO EL 21 DE JUNIO 1991

Freddy Rodríguez Pighi, era estudiante de medicina de la Universidad Nacional Federico Villareal. El 21 de junio de 1991, fue detenido por efectivos de la policía nacional que lo confundieron con delincuentes que habían cometido un asalto cerca del lugar; junto con Freddy Rodríguez fueron detenidos los hermanos Gómez Paquiyauri. Después de la detención las tres personas fueron llevadas a un terreno baldío, donde los torturaron para luego asesinarlos. La detención de los tres jóvenes fue filmada por el canal 2.

Fuente: Cambio, 23 junio 1991

Un violento enfrentamiento se produjo el viernes 21 en la urbanización Sina, distrito de Bellavista, Callao, entre seis presuntos subversivos y efectivos de la 70 Comandancia de la Unidad de Servicios Especiales (USE) del Callao.
Cuatro individuos armados a bordo de un Toyota celeste, apoyados por una pareja de motociclistas, trataron de interceptar un patrullero en el que se desplazaban el jefe de la dependencia policial mencionado, un comandante de apellido Gómez.
La acción de los subversivos fue contestada de inmediato por los policías, produciéndose una intensa balacera.
En ese desarrollo de estos sucesos que el estudiante universitario Fredy Rodríguez Pighi, de 26 años, es detenido a las 9 y 15 de la mañana, por efectivos de la 27 Comandancia “Alipio Ponce” del Callao, que habían acudido al lugar a prestar apoyo a sus compañeros de armas.
Pese a identificarse como estudiante de la facultad de medicina de la Universidad Nacional Federico Villarreal, el joven fue inmediatamente esposado, encapuchado y arrojado al piso.
La detención del estudiante, en la calle Agustin Merino, asi como su posterior introducción a la maletera del patrullero de placa 271058, fue presenciado por numerosos vecinos de la zona, incluso filmada por periodistas de varios noticieros locales.
Preocupada por la demora de Fredy, él le había anunciado su visita, y por la balacera producida cerca a su domicilio, su enamorada Marlen Bellezas, decidió dirigirse a su domicilio del estudiante, ubicado en La Perla, a donde llegó a las doce del día.
Los padres del universitario, en un primer momento pensaron que su hijo se había dirigido a su centro de estudios, pero al marcar las 3 de la tarde y no dar señales de vida, y teniendo en cuenta la balacera ocurrida, deciden buscarlo en hospitales.
Al momento se dirigen a los distintos nosocomios chalacos y limeños, logrando ubicar el cuerpo de Fredy, ya entrada la noche, en la morgue policial del Callao, al costado del hospital Daniel Alcides Carrión.
El cuerpo del joven figuraba como N.N y presentaba siete impactos de bala en el cráneo, así como también en el tórax y en los brazos.
Todos ellos efectuados a poca distancia, según indica el tatuaje de polvora, dejado en el cuerpo por los proyectiles.
El mismo que sólo presenta cuando los disparos son efectuados a poca distancia, tal como nos explicaron expertos en el tema.
Tambien en cadáver presenta el labio inferior y la nariz rota, el rostro amoratado y huellas de golpes en las piernas.
Sus documentos personales, billetera, cadena de plata y un reloj de marca “rolex”, que su padre le regalara al ingresar a la universidad, le habían sido sustraídos.
Esa misma noche, al presenciar informes periodísticos que daban cuenta de la detención con vida de Fredy Rodríguez, sus familiares pudieron constatar que el universitario villarrealino había sido asesinado por los policías.
El libro de ingresos del hospital Daniel Alcides Carrión reafirmaba esta versión, ya que en esta consta la entrada del cadáver a las 10 y 15 de la mañana. Es decir, hay un vacío de una hora entre la detención y el traslado del joven al centro asistencial, tiempo en que los policías lo habrían torturado y luego asesinado.Imagen

En memoria a Alejandro Pariona Benavides

EN MEMORIA AL ESTUDIANTE DE LA UNMSM ALEJANDRO PARIONA BENAVIDES

Imagen
Fuente:  Cambio, junio 1990

Alejandro Pariona Benavides detenido el 25 de mayo de 1990, cursaba en noveno ciclo de Psicología en la UNMSM y era de aquellos jóvenes estudiantes que ligaba tanto la lucha por las reivindicaciones académicas como también políticas. Nada más allá de un estudiante preocupado en su futuro. Varios días de dolor y desesperación de sus familiares se consumaron amargamente días después cuando fue encontrado con señales de tortura en los pantanos de Villa Chorrillos, en la Panamericana Sur.

Aunque parezca increíble la sola presentación de su carnet universitario le bastó a la policía detenerlo arbitrariamente a Alejandro Pariona Benavides el viernes 25 de mayo, en la intersección de la Av. Emancipación y Jr. Cañete para torturarlo y posteriormente asesinarlo y arrojar su cuerpo en un lugar de los Pantanos de Villa Chorrillos, en el km. 18.5 de la antigua carretera de la Panamericana Sur.
Su cuerpo recién pudo ser encontrado la madrugada del día domingo 27 mayo por efectivos de la División de Homicidios, mostrando visibles huellas de tortura y una corbata puesta en el cuello que al parecer sirvió para ahorcar a la víctima.
La policía de homicidios, al principio trató de soslayar el hecho argumentado que se trataba de “un ajuste de cuentas entre delincuentes comunes o de una venganza personal, cuyo cadáver correspondía al nombre de Marcial Ñaupi Huertas, vigilante de seguridad de una empresa comercial.
La patraña policial quedó descubierta cuando la madre del estudiante universitario pudo identificarlo en la morgue central.
La madre del estudiante asesinado agobiada por la desesperación y el llanto, no se explica por qué la policía la conminó (bajo su responsabilidad ) a no denunciar los hechos a la prensa, prohibiéndole incluso velar sus restos en la universidad de San Marcos, con la amenaza de intervenir y detener a todos los que encontraban presentes en el velatorio.